jueves, 22 de abril de 2010

Dioses y ateos


En cara primitiva
que no se si de hombre
un tigre es homónimo.
en su mirada refleja
la complejidad del todo.

Ello sin quererlo,
me bautiza al no mirarme,
al no comerme, al no herirme.
Yo que no comprendo nada,
lo llamo padre y lo imito.

Ahora que soy sinónimo
y vislumbro todo,
alguien a quien no miro
me llama padre.

4 comentarios:

  1. Muy bueno, rotundo. El final cala.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Pero que bonico, jum!
    ....l q m faras a mi segur q sera moltisisim millor (k)

    ResponderEliminar
  3. joder son geniales me cago en la leche sacra, ego ad lactum sacram defeco

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar